Es mejor leer un buen libro que escribir uno malo.(La librería ambulante. Christopher Morley)

martes, 20 de marzo de 2018

El camino estrecho al norte profundo. Richard Flanagan


Páginas: 445
Lo leí en: 6 días
¿Me gustó?:

Argumento: Campo de prisioneros japonés en la segunda guerra mundial durante la construcción del llamado ferrocarril de la muerte.

Opinión y comentarios: El título de este libro hace referencia a un poema de Matsuo Bashö, un famoso poeta japonés considerado uno de los cuatro grandes maestros del haiku.

El título hace referencia, no sólo a un poema de este gran autor, sino también a una forma de pensamiento y a una filosofía de vida. 

En la novela nos encontramos por un lado a los prisioneros de guerra, construyendo en condiciones infrahumanas un ferrocarril para el emperador, y por otro lado a los oficiales japoneses, cuyos métodos crueles con los prisioneros obedecen sólo a la necesidad de obedecer ordenes y cumplir la misión encomendada. Se conmueven ante un poema de Bashö, pero no ante el sufrimiento de un ser humano, que para ellos es un ser sin honor.


Principal protagonista de la historia es Dorrigo Evans, oficial y médico del ejercito australiano, que negociará constantemente con los dirigentes del campo sobre las vidas de los prisioneros y los trabajos que tendrán que hacer día a día.

En condiciones extremas, enfermos y malnutridos, tendrán que construir a marchas forzadas el ferrocarril que uniría Tailandia y Birmania, llamado ferrocarril de la muerte por los cientos de miles de muertos que supuso su construcción.


La novela nos trae algunos momentos previos a la guerra, una narración central centrada ya en lo que fue la vida en el campo de concentración, y un después, donde muchos retomarán sus vidas y sufrirán las secuelas de lo que vivieron. 

Con unos personajes ficticios nos presenta sin embargo unos hechos reales. Es una novela donde no hay buenos ni malos, sólo el horror de unos acontecimientos de la Historia.

"Aquellos soldados japoneses, que sin duda llevaban todo el día marchando y no se detendrían con la llegada de la noche, que se dirigían al horror de otro frente, parecían tan castigados por la guerra como los propios prisioneros del campo."

Impactante de leer, se hace, sin embargo, algo pesada a trozos, sobre todo al principio, ya que es algo lioso con saltos en la historia, pero luego se centra más y hacia la mitad mas o menos cobra mas interés y se hace mas lineal el relato.

"El problema no es que no sepas nada sobre la guerra, joven, le había dicho Dorrigo Evans, sino que sólo has aprendido una cosa. Y la guerra es muchas cosas."

No hay comentarios:

Publicar un comentario