Es mejor leer un buen libro que escribir uno malo.(La librería ambulante. Christopher Morley)

sábado, 29 de abril de 2017

Ébano. Ryszard Kapuściński


Páginas: 312
Lo leí en: 20 días
¿Me gustó?: Si

Argumento: Viajes del autor por África.

Opinión y comentarios. He tardado mucho en leerlo, pero no porque no me gustara, sino porque al ser un libro que no tenía una trama argumental seguida, no tenía una urgencia de acabarlo. Es de esas obras que se saborean despacio, a ratitos.

Esta obra publicada en 1998, relata fragmentos de varios viajes del autor a África, entre los años 1957 y 1990. En total son 29 capítulos en los que nos relata retazos de sus experiencias e impresiones, y algo también de los acontecimientos históricos que vive en los momentos que pasa por determinado lugar, como en el caso del golpe de estado en Nigeria.


Me gustó porque no generaliza sobre África, ni sobre sus gentes. "Este no es un libro sobre África, sino sobre algunas personas de allí, sobre mis encuentros con ellas y el tiempo que pasamos juntos."

Habla mucho sobre las secuelas del colonialismo, sobre las diferencias que la sociedad ha creado de una y otra parte entre negros y blancos, creando unos desencuentros que es difícil superar en muchas mentes, de uno y otro lado, comentando anécdotas curiosas muchas veces, cómo el hecho de que a su vuelta a Polonia le preguntaran sobre los caníbales, mientras que en muchos sitios de África los caníbales somos los blancos, pues muchas madres africanas cuando los niños se portan mal les dicen que viene el blanco y te come...


El europeo cuando viaja a África, por lo general, aun inconscientemente, va con ese aire de superioridad, de creerse no ya mejor, sino mas civilizado que aquellos que le rodean, es un chip que también está presente entre muchos africanos, el tener al blanco como alguien perteneciente, no ya a otra raza, sino a una élite diferente.

En ese sentido cuenta una anecdota graciosa el autor, cuando enferma de malaria. "Aunque seguía siendo un blanco ya no era el de antes, ahora era un blanco empequeñecido, defectuoso y tarado. Habría sido imposible que surgiera en mis relaciones esa clase de cordialidad si me hubieran conocido como un europeo sano y fuerte."

Y como no, surge el tema del hambre, y del calor, que en muchos sitios es devastador, hasta el punto de que las personas pasan el día en algunos sitios sin hacer nada, sin moverse, ahorrando energías. Y por último los mosquitos, la gente cree que en África los grandes depredadores son los leones y otras fieras salvajes, pero no, los verdaderos depredadores de África son los mosquitos.

En fin, un relato muy interesante lleno de anécdotas y de gentes de África, que nos hará ver al continente africano con los ojos del viajero que va sin ningún tipo de predisposición y atento a cada detalle del mundo que le rodea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario