Es mejor leer un buen libro que escribir uno malo.(La librería ambulante. Christopher Morley)

lunes, 19 de septiembre de 2011

Biblioteca de Alejandría. El enigma desvelado. Pablo de Jevenois

Genial este libro de investigación histórica sobre uno de los grandes misterios de todos los tiempos: El trágico final de la gran Biblioteca de Alejandría.
Curiosas, las mentiras, malentendidos, manipulaciones e intrigas de la historia, no sin razón muchas veces se ha dicho que “la realidad supera la ficción”.
En este caso seguro que mucha gente desconoce que en la antigua Alejandría coexistían dos bibliotecas, “La grande” y otra llamada “Biblioteca hija” que albergaría sobre todo copias.
Parece ser y está extensamente documentado en el libro que la biblioteca grande fue incendiada por Julio Cesar, no intencionadamente si no por accidente al quemar las naves del puerto y extenderse el incendio, y la segunda biblioteca o biblioteca hija fue destruida e incendiada por monjes cristianos siguiendo ordenes del Obispo Teofilo para terminar con todos los vestigios del paganismo. Ambos hechos están extensamente documentados por historiadores y viajeros de la época y apoyados por pruebas arqueológicas, y sin embargo siglos después se inventa la leyenda de que fueron los árabes los destructores de la biblioteca.
¿Por qué se inventó esta gran mentira histórica,  seis siglos después de la conquista árabe, cuando ningún cronista de la época ni cristiano ni musulmán habla de tales hechos?
El autor va desgranando documentación y testimonios de diversas épocas haciéndonos ver como la historia se ha inventado muchas mentiras por razones políticas, religiosas o de otra índole, para simplemente tirar la pelota al enemigo o crear sentimientos de odio en situaciones determinadas o por intereses específicos.
Es curioso como  muchas crónicas de escritores posteriores a Teofilo, ante la barbaridad del crimen cultural intentan echarle a Cesar la culpa de la destrucción de las dos bibliotecas (todavía no podían echarle la culpa a los árabes porque la conquista árabe de Alejandría tendría lugar siglos después), y seis siglos después de la conquista árabe deciden echarle la culpa a los árabes por oscuros intereses o simplemente para quitarse ellos la culpa.
Otro ejemplo de esto fue el horrible asesinato de Hipatía a manos de monjes cristianos, con lo cual la Iglesia se inventó una falsa mártir cristiana Santa Catalina que supuestamente habría muerto a manos de los paganos, para intentar tapar este horrible crimen.
 Es curioso todo esto porque hace poco se ha publicado una novela titulada “El incendio de Alejandría” donde se insiste sobre esta mentira histórica. Los árabes jamas pudieron quemar ninguna biblioteca en Alejandría simplemente porque hacia varios siglos que habían dejado de existir, como nos  demuestra el autor con varias pruebas arqueológicas y documentales.
Todo esto me lleva a preguntarme cuantas mentiras nos han llegado de la historia, cuanto hay de verdad y cuanto de manipulación para servir a intereses políticos y religiosos.
Recuerdo por ejemplo cuando me leí el libro de Amin Malouf  “Las cruzadas vistas por los árabes” como la historia se cuenta de distinta manera según el lado del que se cuenta, y como muchas cosas incomodas se las atribuimos siempre al enemigo, porque claro. ¡Como es posible que los nuestros hayan hecho tal barbaridad!
Para terminar y volviendo en concreto a este libro, la verdad que es algo pesado de leer por todos los datos y documentación que aporta, pero si se tiene la paciencia de leerlo hasta el final nos hará reflexionar para aprender a ser mas críticos con las cosas que se nos cuentan y para aprender a hacerse responsable de los propios errores. Finaliza el libro de esta investigación sobre el final de la histórica biblioteca con una frase como poco interesante: “Los espejos se alzaran de nuevo y solo nos veremos a nosotros mismos. No escaparemos ya de este juego de reflejos....si, fuimos nosotros.”

1 comentario:

  1. Despues de leer tu comentario me han entrado ganas de salir corriendo a comprar el libro.

    Yo también opino que, las grandes mentiras han construido la historia contemporánea y, me pregunto ¿Hasta cuando?

    ResponderEliminar