Es mejor leer un buen libro que escribir uno malo.(La librería ambulante. Christopher Morley)

jueves, 26 de enero de 2012

La maestra que me enseñó en una tabla de madera. Bahia Mahmud Awah

Este librito ha sido un regalo, desde aqui gracias a la persona que me hizo el regalo, ahora me toca regalarlo a mi, pues es de esos libros que hay que ir regalando, (con esa condición me lo dieron) Ahora me toca pensarme a quien se lo doy.
Es un librito pequeño de ciento y poco hojas que se lee en una tarde, la portada y el título engañan algo, pues parece algo mas que lo que luego es, pero no por ello deja de estar interesante.
El libro cuenta las vivencias y recuerdos de un hombre saharaui, como homenaje y testimonio a la memoria de su madre.
Quizas, y teniendo en cuenta la historia que cuenta habría necesitado mas información, un relato mas extenso que nos hiciera adentrarnos mas en las costumbres y vivencias del pueblo saharaui, pero en vez de eso solo nos deja retazos y breves historias entremezcladas.
Innnegable el valor antropológico del libro ya que nos adentra en la cultura, tradiciones orales, poesia y forma de vida del pueblo saharaui.
En resumen, en mi opinión lo que podría haber sido una gran novela por la tematica que aborda, se queda en un simple homenaje de un hombre a su madre (quizas no tan simple por todo lo que significa) Me ha gustado leerlo, pero me supo a poco.

2 comentarios:

  1. Hola Hermoso blog!!!
    Te espero en mio
    www.lectura-adictiva.blogspot.com

    ya te sigo!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por seguirme
    te puse en mi lista de blogs
    saludos!!

    ResponderEliminar