Es mejor leer un buen libro que escribir uno malo.(La librería ambulante. Christopher Morley)

viernes, 11 de abril de 2014

Era nuestra tierra. Mathieu Belezi


Páginas: 428
Lo leí en: 10 dias
¿Me gustó?: Si y No.

Argumento: Historia de una familia en la Argelia colonizada por Francia.

Opinión y comentarios: Este libro no me ha gustado por la forma en que está redactado, es un poco pesado y repetitivo. Por otro lado me ha gustado leerlo por la realidad histórica y social retratada y por la crítica que se desprende de todo lo vivido.

Narra la historia de una familia de colonos en la Argelia francesa, y el libro nos muestra como vive cada protagonista los acontecimientos relatados, siendo en cada capítulo un narrador distinto, dependiendo que quien nos hable. Es interesante ver, según cada protagonista, diferentes puntos de vista y personalidades muy variadas.

La colonización de Francia en Argelia duró desde el año 1930 hasta 1962, el libro nos muestra una terrible realidad histórica, la de los crímenes del colonialismo y el racismo de nuestra "civilizada Europa". Hay muchos ejemplos en el libro, por ejemplo los carteles en las playas argelinas donde se prohibía el paso a perros, judíos y árabes.


El libro constantemente da saltos, no solo de un personaje a otro, sino que también da saltos en el tiempo. A veces los personajes narran en presente, pero intercalan acontecimientos o recuerdos del pasado. En general los personajes son mentes torturadas, anclados todos en sus vivencias de Argelia y con pasados tortuosos.
La época narrada pasa por los años del colonialismo y los posteriores años de la independencia.

Argelia es conocida en el mundo árabe como el país del millón y medio de mártires, en una época en que Francia institucionalizó la tortura como método admitido para dominar a sus colonos rebeldes. Eso de la liberté igualité fraternité debía ser solo para según que religión o raza.


La revolución argelina y posterior independencia volvió a causar muchos muertos, los atentados a los europeos se multiplicaron, con lo que muchos franceses volvieron a Francia, donde curiosamente también se les discriminaba, y se les llamaba "sucios pies negros". Nombre con el que los franceses llamaban a los franceses nacidos en Argelia.


Francia nunca ha pedido perdón a Argelia por los crímenes cometidos durante el colonialismo, cosa que si han hecho otro países, como ejemplos, aunque hay muchos otros, Alemania pidió perdón a Israel y a los judios, Japón a Corea, Italia a Libia...

Una lectura en resumen incomoda, pero necesaria para recuperar la memoria histórica de los errores de la humanidad y procurar en los posible no repetirlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario