Es mejor leer un buen libro que escribir uno malo.(La librería ambulante. Christopher Morley)

miércoles, 5 de julio de 2017

El primer amor. Iván Turguéniev


Páginas: 93
Lo leí en: 2 días
¿Me gustó?: Si

Argumento: Primer amor adolescente y primer desengaño amoroso.

Opinión y comentarios: Este libro le descubrí a través de la reseña de otro libro, concretamente del libro agua salada de Charles Simmons, de reciente publicación, en el que se hace referencia al libro de Turguéniev, y se explica como el libro de Simmons se inspira en él y crea una versión moderna del mismo.

Me picó el gusanillo y me dije, tengo que leer primero a Turguéniev, para comparar y leer luego el otro, y dicho y hecho, aparte es una novela cortita y la leí en seguida.

Iván Turguéniev es un autor clásico ruso de mitades del siglo XIX, al que yo desconocía, y me ha encantado leerle, seguramente no sea esta la única novela que lea de este autor, del que me apetece, ahora ya, leer y conocer mas de su obra. 


El primer amor es una novela corta, escrita en 1860,  que habla del descubrimiento adolescente del amor, del ensimismamiento, atolondramiento y obsesión por el objeto amado y el desencanto final al descubrir que el amor no es correspondido.

Novela atemporal, válida para cualquier tiempo, preciosa de leer y refrescante en su ingenuidad, nos transporta a un mundo de sentimientos encontrados, el descubrimiento del amor adolescente y la maravilla del despertar al mundo de los sentidos.


"Pude ver sus grandes ojos grises, en un rostro móvil agitado súbitamente por un leve temblor, y la carcajada, reprimida al principio, brotó, sonora, poniendo al descubierto sus dientes blancos y arqueando curiosamente las cejas de la muchacha... Me sonrojé lamentablemente, recogí la escopeta y eché a correr con todas mis fuerzas, perseguido por las carcajadas. Llegué a mi habitación, me arrojé encima de la cama, y escondí la cara entre las manos. Mi corazón latía como loco; me sentía confuso y feliz, preso de una turbación como jamás hasta entonces la había experimentado.
Después de descansar un rato me peiné, allané mis ropas y bajé a tomar el té. La imagen de la muchacha flotaba ante mí; mi corazón se había serenado, pero seguía deliciosamente encogido.
-Pero ¿qué te pasa? -me preguntó bruscamente mi padre-. ¿Has matado algún cuervo?
Sentí deseos de confesárselo todo, pero me retuve y me limité a sonreír para mis adentros. En el momento de acostarme hice tres piruetas a la pata coja -sin saber por qué- y me puse brillantina en los cabellos. Dormí como un tronco. Poco antes del amanecer, me desperté un instante, levanté la cabeza, miré a mi alrededor, lleno de felicidad... y volví a dormirme."

No hay comentarios:

Publicar un comentario