Es mejor leer un buen libro que escribir uno malo.(La librería ambulante. Christopher Morley)

domingo, 4 de marzo de 2012

Escuela de belleza de Kabul. Deborah Rodriguez.

A este libro le salva la forma de narrar bastante amena de la autora, que por otro lado no tiene mas interés que el de una señora que cuenta sus vivencias en Afganistán como peluquera.
El libro es autobiográfico, nos empieza la autora contando su vida, sus experiencias con sus matrimonios, sus hijos y como acabo en Afganistán montando una escuela de belleza, una vez alli nos cuenta como ve y vive ella la realidad afgana, siempre desde los ojos de una mujer como ella, norteamericana, que a mi entender muchas veces van a estos paises con un poco de complejo de superioridad o como poco de creerse responsables y tutores de gentes necesitadas e ignorantes.
Nos cuenta luego sus peripecias para montar la escuela de belleza, como acabó casándose con un afgano y sobre todo nos cuenta las vidas de las mujeres a las que enseña en la escuela de belleza, cosa que no se si ha hecho con su consentimiento (parece ser que también publico fotos de ellas para la promoción del libro) cosa que en un país como Afganistán puede haber supuesto un problema cuando no un peligro para estas mujeres el que desvele asi sus vidas.
Al final del libro nos cuenta como tuvo que abandonar el país por supuestas amenazas tras publicar el libro, cosa que a mi por un lado me parece que si es verdad está muy mal que se largue dejando a las otras a su suerte y en cualquier caso colgadas después de haberlas ayudado, y por otro lado me parece que pudiera ser publicidad para vender el libro, ya que eso de que está "prohibido en Afganistán" no lo he visto yo por ningún lado (cosa que también me extraña ya que un libro tipo marujeo tampoco tiene nada de raro para que lo prohíban ni  yo he visto en el libro que hable mal de los afganos, la verdad sea dicha) hasta incluso la autora reconoce al final que tras tres meses de su huida del pais se enteró "que ningún miembro del gobierno afgano expresó sus objeciones sobre el libro, y que algunos amigos suyos en Kabul se enteraron que nadie interpuso demanda contra ella ni ninguna entidad del gobierno estuvo nunca investigándola.."
¿entonces???....
Por último una cosa que me pareció como poco curiosa es como habla del maltrato que algunos maridos afganos dan a sus mujeres, cuando ella misma confiesa al principio del libro el trato que le daba su segundo marido norteamericano, (la pegaba si hablaba con hombres o incluso si no le gustaba como les miraba, la encerraba, la prohibía salir, le dio varias palizas...) cosa que como poco demuestra que los maltratadores y energúmenos machistas no tienen que ver con países o culturas, sino que están en cualquier parte.

1 comentario:

  1. Hola Ambar, me he vuelto adicta a tus opiniones de los libros, jijiji, me apunto este a leermelo por la curiosidad, y ya te dejare alguno para contribuir en la lectura de tus cien libros :D, un beso enorme, bye.

    ResponderEliminar