Es mejor leer un buen libro que escribir uno malo.(La librería ambulante. Christopher Morley)

domingo, 15 de julio de 2012

La flor del norte. Espido Freire

Al principio me aburrió bastante, el ritmo es lento y lo relatado de poco interés. Luego hacia el final ya se pone un poco mas interesante con lo que merece la pena continuar la lectura. además no es un libro demasiado extenso.
Mérito tiene el rescatar de la memoria a una figura histórica, la de la princesa Kristina Haakonardóttir de Noruega, conocida también como Cristina de Noruega, que se casó por alianzas politicas con un infante de Castilla.
Murió joven y sin descendencia, según las fuentes historicas habria enfermado de "melancolia", lo que no coincide con la causa de la muerte que nos expone la autora en este libro, que es otra y que no cuento para que no digan que pongo "spoilers", pero que en cualquier caso le da al libo y a la historia la emoción que al principio no tiene y que al final consigue enganchar al lector.
En Abril de 1978 se erigió una estatua de la princesa Cristina  en la villa de Covarrubias y hubo varios actos a los que acudieron algunas personalidades noruegas, también se ha creado una fundación para erigir una capilla dedicada a San Olav, patrón de Noruega, en recuerdo de la promesa que el infante Felipe de Castilla, esposo de la princesa noruega, le hizo en vida, promesa que nunca llegó a cumplir.

estatua de la princesa Kristina Haakonardóttir en Covarrubias

En el claustro de de la Colegiata de San Cosme y San Damián se encuentra el sepulcro de esta princesa noruega e infanta de Castilla. Cuenta la leyenda que aquellas doncellas solteras que quieran encontrar el amor sólo tienen que ir hasta el sepulcro de la princesa y tocar la campana existente en el claustro gótico para que la princesa le ayude a encontrarlo, y que su amor sea más dichoso que el que ella tuvo en vida.

 Tumba de la princesa Cristina en el claustro de la Colegiata de San Cosme y San Damián.

No hay comentarios:

Publicar un comentario