Es mejor leer un buen libro que escribir uno malo.(La librería ambulante. Christopher Morley)

viernes, 6 de abril de 2012

Ramata. Abasse Ndione

Este libro lo compre en una liquidación de un hipermercado de esas que te ponen los libros a un euro, me gustó bastante el argumento (y claro el precio) y hace tiempo que lo tenia por ahi rondando pero no acababa de animarme a empezarlo o tenia otras cosas pendientes. Solo puedo decir que me alegro de al fin haberlo leido.
Desde el primer momento me ha tenido enganchadisima, la verdad es que me ha sorprendido bastante, es un libro muy entretenido, bien escrito, con bastantes toques de humor (casi tantos como de tragedia)  y una historia original y muy interesante que no se puede parar de leer.
Empieza el relato en un bar donde un borracho le relatra a otro parroquiano una increible historia, la historia de Ramata, una mujer que lo tenía todo menos la felicidad, y que al final terminó tan tragicamente como casi todos los protagonistas de esta increible historia.
La historia nos situa en Senegal, donde el autor refleja todas realidades de su país, que según palabras propias "observa".
Por otro lado la novela tiene todos los ingredientes de la novela negra: venganza, asesinato, corrupción, sobornos, sexo y violencia, aunque también abunda el humor y no pocas situaciones graciosas. 
El autor, Abasse Ndione, es muy crítico con su país, pero tampoco es parco en palabras a la hora de reprochar el desconocimiento de occidente ante la realidad africana: "Es verdad que los africanos tendemos a hablar siempre de la miseria. Pero los occidentales no conocen más que el lado oscuro de África, el hambre, las guerras... Nosotros conocemos la guerra civil española, a Cervantes y a Picasso, pero vosotros no hacéis el esfuerzo, ni sabéis donde está Senegal".
Esta novela desde luego nos hará no solo descubir Senegal, sino pasar también un buen rato leyendo la historia, al igual que al parroquiano al que se la contaron.
"En el transcurso de su larga narración, tuve tiempo de experimentar, de manera consecutiva y simultánea, las mas diversas emociones, lloré, me regocijé, me estremecí, me excité, me enternecí, pense en Dios, aplaudí a rabiar, sentí nauseas, me reí a carcajadas, me entristeci....No tuve pues ni un solo momento libre para aburrirme".

No hay comentarios:

Publicar un comentario